lunes, 24 de noviembre de 2014

25 DE NOVIEMBRE, DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

La actriz, en la noticia de su muerte

En el día contra la violencia de género, se quiere recordar a Conchita Robles (1887-1922) que, reducida hoy injustamente en televisión y prensa a fantasma que deambula por el Teatro Cervantes, es necesario reivindicar como una almeriense que vio en los libros un camino de liberación. Y bien que se empeñó: baste decir que, con 25 años, llegó a ser actriz de primera línea en la mejor compañía de la época, la de María Guerrero.

Imagen actual de su casa, en la calle Almedina, 14, de Almería
No obstante, si la recordamos hoy es para no olvidar que su exmarido no le perdonó que ella, por la actitud violenta y los celos infundados de él, se separara, no dejara el teatro y quisiera seguir la vida que ella soñó: una más independiente, curiosa y culta.

Detalle de la placa ubicada en la fachada de su casa
Por eso el 22 de enero de 1922, cuando Concha representaba una obra en el Cervantes, su marido logró subir al escenario, matar a un joven cartelista que se interpuso entre él y su antigua mujer, y asesinar a Conchita de un disparo en el corazón.

Cualquier mujer joven es recordada con tristeza si ha sido asesinada, también lo es Conchita; pero no es menos cierto que nos alienta su coraje ante la vida y su amor a los libros, como lugar donde entrenarse para una vida más auténtica y mejor.